Una de las estrategias clave para reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares es la práctica de actividad física. Realizar ejercicio moderado, evitando de esta manera el sedentarismo, es un hábito de vida cardiosaludable, capaz de evitar el desarrollo de patologías cardiovasculares.

Controlar los factores de riesgo cardiovascular (hipertensión, hipercolesterolemia, obesidad, tabaquismo y sedentarismo) es la mejor estrategia de prevención. En este sentido, además del control de estos factores resulta primordial la adopción de hábitos de vida saludables, entre los que la práctica de ejercicio es fundamental, ya que no sólo mejora el estado de salud, sino que evita la aparición de enfermedades.

A continuación resumiremos algunas de los beneficios más comunes encontrados en la literatura y expondremos un cuadro resumen de los beneficios del ejercicio físico según diversas publicaciones (referenciadas al final del artículo):

Mejora de las funciones del corazón

Tras realizar una revisión de la literatura científica existente, encontramos que el ejercicio podría aumentar el diámetro y la elasticidad de las arterias coronarias, mejorar la función del endotelio para optimizar la estructura y la función de las arterias coronarias, facilitar el establecimiento de la circulación colateral coronaria, compensar la adaptación de la irrigación sanguínea mejorada para las arterias coronarias y estabilizar los coágulos de las arterias coronarias.

Aumentar la capacidad de ejercicio

El ejercicio, en especial el ejercicio aeróbico, es fundamental para aumentar la tolerancia al ejercicio cardiopulmonar y mejorar la función cardiovascular en pacientes con patología cardiaca. Con una mejor tolerancia al ejercicio, la calidad de vida será mejor al mismo tiempo para que las personas mayores puedan realizar las actividades de la vida diaria de manera independiente, lo cual es de vital importancia para el mejoramiento de la psicología de los ancianos y la liberación de la presión. Sobre la familia y toda la sociedad.

Adaptaciones estructurales de los tejidos

Se  han  encontrado  adaptaciones  estructurales  y metabólicas,  aumento  en  la  densidad  capilar  proporcional  al  engrosamiento  de  la  pared  del  miocardio, aumento  del  calibre  de  los  vasos  coronarios, especialmente de  su  capacidad  de  vasodilatación, y aumento de la permeabilidad capilar. Todas ellas van dirigidas a mantener una adecuada perfusión miocárdica durante la práctica del ejercicio físico para facilitar el riego  sanguíneo  del  músculo  cardiaco.  En  pacientes  con enfermedad  coronaria, el  entrenamiento  físico  mejora la función endotelial de los vasos coronarios epicárdicos y los vasos de resistencia.

Reducir los factores de riesgo de infarto.

Los factores de riesgo comunes de la infarto son el tabaquismo, la hipertensión, los niveles anormales de lípidos, la obesidad y la diabetes. Muchas investigaciones demostraron que el ejercicio aeróbico y la actividad física regular pueden reducir moderadamente la masa corporal y el contenido de grasa corporal.

Reducir la tasa de incidencia, la complicación, la tasa de recurrencia, la mortalidad por patología cardiaca.

Numerosas investigaciones encontradas demostraron que el programa de rehabilitación cardíaca con entrenamiento con ejercicios puede retrasar todo el progreso del desarrollo de la aterosclerosis y, por lo tanto, reducir la morbilidad y la tasa de hospitalización de los eventos de isquemia aguda de las arterias coronarias y la tasa de riesgo de muerte súbita en pacientes con patología cardiaca.

Beneficios del entrenamiento específico de la resistencia

El entrenamiento propio de los deportes con predominio del ejercicio dinámico  y  de  resistencia  induce  adaptaciones  morfológicas  y  funcionales  cardiovasculares:  disminución de la frecuencia cardiaca, aumento del volumen de las cavidades y del grosor de los espesores parietales,  incremento  del  volumen  sistólico  y  aumento de  la  densidad  capilar  miocárdica  (número  de  capilares  por  miofibrilla) y de su capacidad de dilatación. Los estudios realizados en deportistas de diferentes especialidades respaldan el concepto de un único tipo de hipertrofia, y han hallado un mayor incremento  de  la masa ventricular izquierda en los deportes de resistencia que en los de potencia.

Cuadro resumen de los beneficios del ejercicio en pacientes con patología cardiaca.

Bibliografía consultada

Chaix, M., Marcotte, F., Dore, A., Mongeon, F., Mondésert, B., Mercier, L., & Khairy, P. (2016). SC Risks and Benefits of Exercise Training in Adults. Canadian Journal of Cardiology. https://doi.org/10.1016/j.cjca.2015.12.007

Churilla, J. (2015). Con insuficiencia cardíaca. Revista Médica Clínica Las Condes, 23(6), 757–765. https://doi.org/10.1016/S0716-8640(12)70378-4

Clinicoquir, H. D., & Deportiva, M. (1998). Influencia del ejercicio físico sobre algunos factores de riesgo de la cardiopatía isquémica, 17(3), 214–221.

Gielen, S., Laughlin, M. H., Conner, C. O., Duncker, D., & Balady, G. (2014). Exercise Training in Patients with Heart Disease: Review of Beneficial Effects and Clinical Recommendations. Progress in Cardiovascular Diseases. https://doi.org/10.1016/j.pcad.2014.10.001

Hollings, M., Mavros, Y., Freeston, J., & Singh, M. F. (2017). The effect of progressive resistance training on aerobic fitness and strength in adults with coronary heart disease : A systematic review and meta-analysis of randomised controlled trials. https://doi.org/10.1177/2047487317713329

Pearson, M. J., & Smart, N. A. (2017). Exercise therapy and autonomic function in heart failure patients : a systematic review and meta-analysis, 18–20.

Update, C., Sharma, S., Merghani, A., & Mont, L. (2015). Exercise and the heart : the good , the bad , and the ugly, 1445–1453. https://doi.org/10.1093/eurheartj/ehv090

Wang, J., & Liu, B. (n.d.). Exercise and Congenital Heart Disease, (218), 95–101. https://doi.org/10.1007/978-981-10-4304-8

Wang, L., Ai, D., & Zhang, N. (n.d.). Exercise Benefits Coronary Heart Disease, 3–7. https://doi.org/10.1007/978-981-10-4304-8

Esta entrada ha sido realizada por Joaquín de Lara Paredes.

Para conocer más sobre nuestro equipo pincha en el siguiente enlace:
https://inmuv.es/equipo/

2 comentarios
  1. Álvaro
    Álvaro Dice:

    Buenas tardes, llevo toda mi vida haciendo deporte y a día de hoy unos 21 años aproximadamente de carrera continua. He practicado fútbol, spinning, y sobre todo running. He tenido dos episodios de arritmia paroxística una en 2017 y la última éste septiembre. Iría relacionado con la práctica de ejercicio? Gracias un saludo.

    • Moisés de Hoyo
      Moisés de Hoyo Dice:

      Hola Álvaro, en primer lugar agradecerte tu interés en nuestra publicación. No es normal que este tipo de arritmias se deba al ejercicio. Te recomendamos que consultes con un cardiólogo para que te haga un estudio pormenorizado que permita conocer si existe o no otro tipo de problema asociado.

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta